Sobre la escritura académica:  consejos de una correctora de estilo

¿Te has enfrentado a la escritura de textos académicos? O, ¿conoces algunos de los aspectos básicos para hacerlo? Sabemos que, como miembros de la comunidad académica, nuestros artículos, trabajos y productos de creación deben satisfacer ciertos estándares de calidad, tales como el correcto uso del lenguaje, la presentación coherente de la información, entre otros. Pongamos como ejemplo a los estudiantes, a quienes se les exige el empleo de fuentes confiables de información y el utilizar adecuadamente las normas de estilo y citación. 

Este último requerimiento es uno de los más importantes. Existen diversos manuales de estilo (también de citas y referencias), tales como APA, Vancouver, Chicago, IEEE, etc., utilizados en el ámbito académico para la escritura y presentación de textos. El uso de estos es fundamental ya que establece “guías editoriales de publicación de acuerdo a determinadas disciplinas (…) [y aseguran] una presentación clara y consistente del material escrito” (Vázquez, 2017, párr. 2-3); además, determinan el formato para las referencias, las citas, las tablas, las gráficas, los encabezados, la redacción, entre otros. 

Sin embargo, más allá de elaborar un texto que posea un tipo de letra específico o emplee negrita en los títulos, las normas de estilo permiten que se utilice correctamente la información. Es inevitable incluir las voces de otros autores en nuestros trabajos, sea para consolidar nuestros argumentos, presentar un marco teórico, ejemplificar, entre otros. En cualquier caso, es indispensable citar adecuadamente a los autores si deseamos hacer un uso ético de las fuentes y no incurrir en plagio. 

A continuación, te ofrecemos algunos consejos que podrás tener en cuenta para la escritura de tus textos:

  • Desde el comienzo, selecciona el tono con el cual te dirigirás a tus lectores, sea formal, informal o impersonal. Si te fijas, en este texto hemos utilizado el tuteo para hablarte, así mismo usamos un tono informal y cercano. 
  • Recuerda que, dependiendo del área del conocimiento en la que trabajes, hay una norma de estilo preferencial. Por ejemplo, en humanidades es común utilizar las normas APA, en cambio, en el área de la salud se suele usar Vancouver.
  • Siempre debes tener presente la forma correcta de citar y referenciar, de acuerdo con la norma que uses, para evitar incurrir en plagio. Incluso el autoplagio puede suceder, si vuelves a dar información que ya hayas presentado en un texto ya publicado.
  • Te sugerimos realizar fichas bibliográficas de las fuentes que vayas a utilizar, así no olvidarás la información necesaria para realizar la referencia bibliográfica. 
  • Te recomendamos que, en lo posible, utilices las fuentes primarias de la información y no tomes la información de una página de Internet.

Además de lo anterior, desde Ude@ hemos planeado una serie de sugerencias, tips y actividades sobre las normas de citación, los derechos de autor y las fuentes confiables de información. Podrás encontrar diferentes publicaciones en nuestras redes sociales, donde explicamos los aspectos básicos y fundamentales de las normas de estilo más utilizadas, así como recomendaciones de bases de datos e imágenes, sugerencias de nuestro equipo de correctores, etc. 

Además, si desear profundizar en el tema de fuentes académicas de información, queremos recomendarte nuestro artículo Ocho motores de búsqueda académicos o de investigación. 

Cuéntanos, ¿ya conocías estas bases de la escritura académica o tienes algún otro consejo que puedas compartir con nosotros?

Mariana Rodríguez
Correctora de estilo
Ude@ Educación Virtual

Referencias bibliográficas

Vázquez Travieso, R. L. (13 de marzo de 2017). El manual de estilo y su función. Centro para la Excelencia Académica. https://cea.uprrp.edu/el-manual-de-estilo-y-su-funcion/ 

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.