¿Malhumorado? ¿Triste? Quizás necesitas dormir bien

Antes de creer que la vida es un desastre, que nadie entiende lo que estás sintiendo, que quizás debas cambiar de trabajo, de carrera, de amigos, de pareja y buscarte una nueva fuente de alegrías, pregúntate: ¿estás durmiendo bien? ¿Estás descansando lo suficiente?  Se ha comprobado que la calidad del sueño tiene gran incidencia en las emociones y, por lo tanto, en la manera en que percibimos el día a día. 

¿Qué son las emociones?  

Para empezar, es importante entender que las emociones son respuestas fisiológicas del cuerpo que implican una reacción conductual ante una experiencia subjetiva. Es decir, ante una situación que percibimos —aquí lo subjetivo—, nuestro sistema genera una descarga de neurotransmisores —aquí lo fisiológico— que nos llevan a reaccionar   —aquí lo conductual—. Por ejemplo, si vemos un tigre, nuestro sistema libera endorfinas y buscamos correr para salvar nuestras vidas. 

Existen ocho emociones primarias (alegría, tristeza, ira, miedo, confianza, disgusto, sorpresa, anticipación) que se combinan para crear más posibilidades y ayudarnos a sobrevivir. Este hecho, de gran importancia cuando la situación del tigre hacía parte de nuestro día a día en las eras primitivas de nuestra especie, es menos relevante hoy en día, cuando seguimos viviendo las emociones con igual intensidad, aunque nuestros peligros sean menos amenazantes: no nos dieron ‘Me gusta’ en la publicación de nuestra red social o nos van a preguntar en clase algo que no estudiamos. 

Por fortuna las emociones, al tratarse de respuestas fisiológicas, son intensas, pero de corta duración, contrario a lo que ocurre con el estado de ánimo, que suele ser más sutil, aunque más duradero. Sin embargo, no solo tendemos a confundir ambos conceptos, sino que es usual que nos identifiquemos tanto con una emoción que recreamos pensamientos para perpetuarla y la transformamos en nuestro estado emocional permanente o en nuestro estado de ánimo.  Y a veces nos descubrimos perpetuando emociones negativas y dejando de disfrutar las emociones positivas.  Creemos que quizás esto se debe a algo que está mal con nosotros o nuestro entorno cuando, en realidad, se debe simplemente a la falta de sueño o a la mala calidad de este. 

El sueño, según se ha descubierto, tiene gran impacto en nuestras emociones, tanto en la intensidad como percibimos las emociones positivas como en la tendencia a identificarnos con las negativas y, por lo tanto, a perpetuar los pensamientos alrededor de estas y convertirlas en nuestros estados de ánimo. Pero el sueño es más complejo que el solo hecho de cerrar los ojos y dormir.  Distintas investigaciones sugieren que existen diversas fases en el proceso y que todas son importantes para nuestra recuperación mental y física. La fase de sueño no REM, es decir, sin movimientos oculares, que incluye el sueño ligero, el sueño profundo y la transición de una a otra, es la etapa que el cuerpo usa para descansar. Por su parte, la fase de sueño REM, con movimientos oculares, que representa cerca del 25 % del tiempo que pasamos dormidos, es la que le permite al cerebro consolidar la memoria, y es también donde los sueños ocurren. Además, solemos pasar entre un 5 % y un 7 % del tiempo de la noche despiertos, aunque es tan breve este lapso que estamos en vigilia, que rara vez lo recordamos al día siguiente.  

El sueño es de tal importancia para nuestros procesos fisiológicos que lo recomendable es dormir ocho horas. Este tiempo le permite al cuerpo realizar entre cuatro y cinco ciclos de sueño no REM-REM por noche y recibir así el descanso completo. Cuando no se logra este objetivo, empiezan a notarse cambios, no solo en el cuerpo sino, como dijimos anteriormente, en el estado anímico. 

Tan importante es el tema, que existen en el mercado múltiples aplicaciones para monitorear el sueño, acá te compartimos algunas de ellas: 

Runtastic Sleep Better

Esta aplicación convierte tu celular en un monitor de sueño y te despierta en el momento preciso, para asegurarte un buen descanso, sin interrumpir una etapa profunda o de sueño REM. 

Sleep Cycle

Tal como ocurre con la anterior, esta aplicación te despierta cuando estás una etapa de sueño ligero. Ofrece como beneficio que puede usarse en un ambiente en el que hay varias personas durmiendo. Además, entrega estadísticas sencillas sobre el tiempo que pasa la persona en etapa de sueño profundo o ligero, por ejemplo. 

Sleep ++

Esta aplicación utiliza las mediciones del Apple Watch para ofrecer estadísticas completas sobre la calidad del sueño y sobre los movimientos que el usuario realiza durante la noche. 

Fitbit

Se acopla a relojes inteligentes y monitores de pulso, y te permite monitorear tu ritmo cardíaco y los ciclos de sueño para hacer un seguimiento preciso de tus noches. Además, te da recomendaciones sobre la hora de dormir y de levantarte, de acuerdo con los ciclos de sueño. 

¿Has tenido dificultades para conciliar y mantener el sueño? ¿Has visto afectado tu ánimo o tus emociones? ¿Deseas aprender a mejorar el sueño? 

Te invitamos a ver este video, con el Doctor Z, nuestro especialista, o ¿deberíamos decir Ezzzzpiecialista en sueño?

Verónica Escobar Jaramillo

Guionista Ude@ Educación Virtual

Referencias bibliográficas

Bertrán, P. (2022). Las 5 fases del sueño (y qué sucede en cada una). Médico+. [En línea]. https://medicoplus.com/neurologia/fases-sueno 

FitBit (2022). https://www.fitbit.com/global/latam/home 

Garrido, J. (2021). Emociones: ¿qué son? ¿cuántas hay? ¿cómo determinan nuestra conducta? Psicopedia. [En línea]. https://psicopedia.org/1369/emociones-que-son-cuantas-hay-como-determinan-nuestra-conducta/

Infobae (2020). 7 aplicaciones para monitorear el sueño. [En línea]. https://www.infobae.com/america/tecno/2020/03/10/7-aplicaciones-para-monitorear-el-sueno/

Meurisse, T. (2020). Domina Tus Emociones: Una guía práctica para superar la negatividad y controlar mejor tus emociones. (Spanish Edition). Kindle Edition.

Roballo, F. (2019). Inteligencia emocional y sueño: influencia y desarrollo. NeuroClass. [En línea]. https://neuro-class.com/inteligencia-emocional-y-sueno-influencia-y-desarrollo/
TeleSur (2017). Cuatro aplicaciones para analizar la calidad del sueño. [En línea]. https://www.telesurtv.net/news/Cuatro-aplicaciones-para-analizar-la-calidad-del-sueno-20170709-0030.html

El fin de una época que nos invita a escucharnos

A finales de abril de 2020, la propuesta de Vení, hablemos, cobró vida y evolucionó hasta convertirse en un programa radial educativo enmarcado en la ejecución del proyecto ‘Uso de la Radio como medio educativo en el contexto de la contingencia generada por COVID-19 en Antioquia’. Desde entonces, 40 programas de media hora se produjeron experimental, profesional y artesanalmente, desde casa, en un ejercicio colaborativo en el que confluyeron Ude@ Educación Virtual y la Facultad Nacional de Salud Pública.

Fue la Emisora Cultural de la Universidad de Antioquia, Sistema de Radio Educativa, la que amplificó entre mediados de ese año extraño y mayo de 2022 estos contenidos sonoros en los más cercanos y apartados rincones de Antioquia, incluso traspasando fronteras hacia otros departamentos vecinos. Además, vía streaming y SounCloud, oyentes en Alemania, Austria, Brasil, Argentina, y otros países, sintonizaron y aún pueden oír a la carta este repositorio de Vení, hablemos, que se consolidó como medio educomunicativo para el fortalecimiento de medidas para la atención de la crisis en relación con la salud mental, emocional y física.

Durante dos años, la convergencia entre la comunicación y la educación se hizo real y audible a través de este programa radial. Transitadas diversas fases de la contingencia en términos de salud pública —quizás las más hostiles— llegó la hora de encontrarnos para hacer retrospectiva de esta experiencia sinigual, escucharnos aún más, vernos de cerca (tras dos años de conceptualización, guionización, actuación, grabación y edición remota a través de Meet, Zoom o Jitsi). Fue así como, el 13 de mayo de 2022, en el Hall principal de la Facultad Nacional de Salud Pública, nos citamos en el primer Club de Escucha de Radio Educativa organizado por Ude@ con el apoyo de la Facultad Nacional de Salud Pública. 

Durante tres horas vivimos la última grabación de este ciclo de Vení, hablemos, encendimos el retrovisor y entrecruzamos las voces de personas participantes en esta estrategia educomunicativa que acercó a la Universidad con la sociedad a través de ondas electromagnéticas, transistores, bits, computadores y teléfonos celulares. 


Este primer Club de Escucha fue entonces escenario no solo de encuentro para las personas que sumaron a Vení, hablemos entre 2020 y 2022, fue también espacio de reflexión entre las necesarias convergencias entre salud pública, educación y tecnología; fue camino para reconocer el poder de la palabra como mediadora entre nuestra Universidad y una audiencia diversa, ubicada en quién sabe qué latitudes alcanzadas por el Sistema de Radio Educativa de nuestra Universidad.

Todas las temporadas de Vení, hablemos creadas y emitidas entre mayo de 2020 y mayo de 2022 se pueden escuchar aquí, a la carta.

Maritza Sánchez
Gestora de Cultura Digital
Ude@ Educación Virtual

Más allá del aula: Ambientes de Aprendizaje pro-tejidos para habitar la UdeA Biosegura

La pandemia nos cambió la vida. Lo que creímos imposible, se volvió posible:  vimos, en cuestión de semanas, cómo las reuniones se volvieron virtuales y las plataformas se convirtieron en el escenario de conversaciones, clases, foros y debates. Docentes y estudiantes debieron adaptarse a otras maneras de encontrarse, conversar, transmitir y crear conocimientos. Las TIC pasaron a ser parte de la vida; de la académica, de la profesional e, incluso, de la familiar, con herramientas que hoy nos resultan imprescindibles y que permiten grabar las clases, dar acceso a expertos que se encuentran en otras latitudes, reforzar lo explicado con material audiovisual o compartir las opiniones a través de los chats grupales.   

Hoy, después de casi dos años de estar por fuera de la Universidad, la comunidad se prepara para el regreso seguro a las instalaciones físicas y a las actividades presenciales. Parte de esta preparación implica reconocer que la realidad actual es distinta a la que despedimos en marzo de 2020. No solo las TIC, después de sus dos años siendo protagonistas, demostraron a todos que ofrecen herramientas muy beneficiosas para la academia, sino que, como población, todavía somos vulnerables frente a la crisis de salud pública; todavía hay poblaciones en riesgo que deben ser tenidas en cuenta. Aprendimos que no somos una masa uniforme a la que se le pueden aplicar medidas masivas y que la llamada “nueva normalidad” nos está exigiendo medidas particulares. 

Partiendo de estos dos puntos la Universidad ha publicado “Ambientes de Aprendizaje pro-tejidos para habitar la UdeA Biosegura” con el fin de explicar la necesidad de crear y ofertar cursos que combinen modalidades educativas, desde la didáctica, para enfrentar los retos educativos actuales.

Ude@ Educación Virtual
Vicerrectoría de Docencia
Universidad de Antioquia