Infoxicación: una breve guía para no tropezar en el intento

¿Alguna vez habías escuchado la palabra infoxicación? ¿A qué suena? ¿Con qué la relacionas? Si lees atentamente tendrás dos pistas: el prefijo ‘info’ trae consigo una relación con el conocimiento, más específicamente con la palabra ‘información’ y, por supuesto, el resto nos habla de ‘intoxicación’. En ese sentido, es posible deducir que la unión de aquellos dos términos refiere a un envenenamiento que sucede como consecuencia del exceso o sobrecarga de información.

¿Por qué se da esto? Vivimos en una realidad que se concibe, en la mayoría de los casos, a partir del uso de Internet y de las herramientas digitales. Seguramente habrás escuchado a tus padres o a cualquier otra persona decir: «la gente vive ‘enchufada’ a los teléfonos», y tienen razón, ahora el mundo lo podemos llevar en el bolsillo; aún así, este mundo “no tiene barreras y despliega nuestros sentidos a una enorme cantidad de información que resulta confusa y difícil de procesar” (Quesada y Trujano, 2015, p. 6). ¿Te has sentido así en algún momento? ¿Has estado angustiado, ansioso o con demasiado sobre el plato respecto a un tema o situación? Es normal, la red está plagada de posibilidades de “realizar documentos propios, intercambiar ideas y hacer uso de espacios colaborativos (…), [pero] no necesariamente representan fuentes confiables de información” (Quesada y Trujano, 2015, p. 4). Lo más problemático: es muy fácil que eso poco confiable se convierta en algo viral y se posicione como una fuente primaria —pero errónea— de información. 

Si llevamos este asunto al espacio académico, el panorama para los estudiantes se hace más tormentoso, ¿no? En realidad, no. Si bien es fácil infoxicarse, también es un beneficio para la construcción de conocimiento, siempre y cuando se tengan las precauciones adecuadas y la accesibilidad necesaria. Además, en el contexto de la virtualidad, es una posibilidad para que, como estudiante, tomes el rol de creador de contenidos digitales y aproveches las habilidades de autogestión que brindan estos entornos, independientemente de si eres nativo o migrante digital. Como su nombre lo indica, crear un contenido digital implica la transformación de la información a un formato específico (video, imagen, audio, entre otros), y para que esto no solo sea un plástico más en el mar de Internet, es indispensable buscar que sea conocimiento y no solo una superposición de datos e imágenes que se ven bien. Digamos que en este aspecto los docentes pueden tener ventaja sobre los estudiantes, pues son quienes deben transformar, crear y usualmente tienen la experiencia.

Es por eso que en este texto queremos dar énfasis a tu rol como estudiante, hacerte caer en la cuenta de que puedes ser un partícipe activo de este tipo de procesos. Por esta razón, te vamos a presentar algunas pautas para no tropezar al momento de crear un contenido digital, ya sea que esté dirigido a otros estudiantes o para Internet en general. 

Así las cosas, es fundamental: 

1. Determinar sobre qué quieres estar informado. Puedes preguntarte: ¿cuál es la información que a mí me interesa? Así podrás empezar un proceso de selección de qué es aquello que te gusta o no, lo que te permitirá construir criterio; también lo puedes hacer dividiendo la información en dos: “información fatal, que es aquella que no te interesa en absoluto porque no tiene nada que ver con los temas que tratas; información interesante, aquella que algún día me puede interesar…” (Cornella, 2000, p. 3). La clave es aprender a reconocer lo que es realmente útil según las líneas críticas que definas. Si te das cuenta, con esto no solo propicias la conformación de tu pensamiento crítico, algo necesario para la creación de contenidos de cualquier tipo, sean académicos o personales. Por tanto, en ese apartado, más que darte herramientas es resaltar que la mentalidad y la intención es igual de necesaria para no generar más infoxicación.

2. Identificar o descartar sitios y fuentes de información. Una vez encuentres aquello que se acomoda a tus gustos, es hora de valerse de las herramientas que los espacios digitales nos ofrecen. En esencia, esto es como realizar una curaduría de información, es decir: filtrar y seleccionar lo que llega a nuestros medios, de esta forma tendrás fuentes confiables que nutrirán adecuadamente lo que crees, evitando al máximo propagar información por el mero hecho de hacerlo. Algunas herramientas útiles para este fin son: lectores de RSS, como Scoop.it, Inoreader, AOLReader, Digg Reader o Selfoss; Google Alerts, para rastrear la información que recibes en tu correo electrónico; los filtros que ofrecen los buscadores (buscar solo imágenes o solo videos); usar Bookmarks para guardar lo que sea de tu interés. Finalmente, para contenidos estrictamente académicos, puedes usar bases de datos como DOAJ, Scielo, Redalyc, Dialnet, por mencionar algunas. 

3. Pensar qué hacer con la información. Idealmente, si estás construyendo un contenido y ya has filtrado la información, lo siguiente sería pensar cómo quieres presentarla o qué deseas hacer con ella. Aquí debes decidir el tono de lo que quieres crear, al igual que el formato. En otras palabras, preguntarse: ¿haré esto para una clase, para mis compañeros, para una investigación o para la red? Ten presente que para cada una de esas situaciones hay formatos e intenciones diferentes; por ejemplo, si vas a hacer un texto para tu profesor, debes pensar en una estructura preestablecida y unas fuentes confiables; en cambio, si quieres hacer un post para tus amigos sobre un tema que hace parte de tus pasatiempos, lo ideal también sería una fuente confiable, pero es posible que no sea necesaria una estructura rígida. Algunas herramientas para crear contenidos son: Google Drive, Canva, Genially, Infogram, Evernote, PowToon, entre muchas más. 

Este fue un brevísimo recorrido sobre las implicaciones de la infoxicación y lo que puede hacer para evitarla. Esperamos que te sea útil para continuar tus búsquedas y creaciones. No olvides que si bien Internet y los medios pueden ser abrumadores también son nuestros aliados una vez descubrimos cómo usarlos. También queremos que seas consciente de aquello que le revelas al mundo, pues el conocimiento se construye a través de la reflexión, en cambio la información solo son datos. 

Y tú, ¿qué otras estrategias utilizas para prevenir la infoxicación? Cuéntanos en los comentarios.

Jennifer Grisales
Correctora de estilo
Ude@ Educación Virtual

Referencias bibliográficas

Cornella, A. (2000). Cómo sobrevivir la infoxicación [Conferencia]. https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=&cad=rja&uact=8&ved=2ahUKEwjZ1t7hiZ3yAhWTRjABHeuGBuQQFnoECAUQAw&url=http%3A%2F%2Fdocplayer.es%2F9719171-%2520Como-sobrevivir-a-la-infoxicacionalfons-cornella.html&usg=AOvVaw17VlsbLLALkjILznXVwaRN

Quesada, C., y Trujano, P. (2015). Infoxicación, angustia, ansiedad y Web semántica. Razón y Palabra, 92, 1-27. 

El secreto de las luciérnagas: la gamificación en contextos educativos

Jugar es divertido y útil, porque nos permite mejorar habilidades como el pensamiento crítico, el pensamiento estratégico, la creatividad, la atención, la memoria y la velocidad de respuesta. Jugando trabajamos en equipo y salimos de la rutina para entrar en mundos paralelos, con reglas distintas a las que nos acogemos con gusto. Jugando reímos, nos retamos, olvidamos el reloj. Estas cualidades han hecho que las estrategias de gamificación, que buscan incorporar elementos propios del juego a otros contextos, se hayan popularizado en los últimos años. 

En esta ocasión, queremos invitarte, a través de un juego, a conocer algunos consejos sobre el uso de la gamificación en las experiencias educativas, sus beneficios y buenas prácticas.

¡Adelante!

Verónica Escobar
Guionista

Ude@ Educación Virtual

Historia de Carlos sobre los cursos masivos. Parte 2

¡Piénsalo bien! Antes de matricularte en un curso virtual abierto pregúntate: ¿Es un tema que me interesa? ¿Tengo disponibilidad de tiempo? ¿Podré cumplir con los demás compromisos académicos? Déjanos tu comentario y conoce más de la historia de Carlos aquí.

Ude@ Educación Virtual

¿Cómo hacer que fluyan las ideas en el campo creativo?

Las ideas nos ayudan a plasmar nuestra creatividad en elementos concretos. Son representaciones mentales de la realidad que surgen a partir del razonamiento o de la imaginación y que dan lugar a soluciones innovadoras, pero muchas veces es difícil que estas emerjan. A continuación, te compartimos algunos tips para ayudarte a que fluyan las ideas en el campo creativo.

Mateo Marulanda
Practicante

Ude@ Educación Virtual

Diez consejos para escribir en medios digitales

Hoy en día pasamos buena parte de nuestro tiempo comunicándonos a través de canales digitales; hablamos con nuestros amigos y familiares por medio de chats, bien sea en conversaciones directas o a través de grupos; hacemos partícipes a otros de nuestras vivencias e intereses por medio de nuestras redes sociales; compartimos información con colegas a través de correos electrónicos; preparamos ponencias para subir a canales como YouTube o publicamos nuestro contenido en páginas web.  

En Ude@ queremos compartir contigo diez consejos para ayudar a que tu comunicación en medios digitales sea siempre asertiva. Te invitamos a ver el siguiente interactivo.

Verónica Escobar
Guionista

Ude@ Educación Virtual

¿Conoces a tu audiencia? Qué es, para qué sirve y cómo se construye un buyer persona

Una de las claves para el éxito de las estrategias de comunicación, educativas y de mercadeo, está en el conocimiento profundo de las audiencias objetivas. ¿A quién te vas a dirigir? ¿Qué características tiene? ¿Qué hábitos y gustos? ¿Dónde está ubicado o qué medios consume? ¿Qué rango de edad tiene? ¿Y de formación?

Si bien el  interés por el destinatario no es nuevo, desde siempre se han construido las estrategias en función de un público objetivo o target,  sí se ha modificado el nivel de caracterización de dicho público, gracias al auge de las tecnologías de información y comunicación y a la cantidad de data que es posible recoger y sistematizar a través de ellas. 

Hoy en día, más allá de unos datos demográficos básicos, de rangos de edad, nivel socioeconómico y ubicación estimada, pasamos a recoger información que profundiza en las características sicológicas y sociológicas de la audiencia, sus motivaciones y motivadores, sus miedos y dolores;  aquello que les genera alegría y satisfacción, sus hábitos y costumbres, así como la manera en la que usan la tecnología o consumen los medios. Dejamos atrás esa masa amorfa del público objetivo para enfocarnos en un consumidor/cliente/usuario particular, con nombre, apellido, cualidades, defectos y rasgos propios, que construimos como un personaje arquetípico al que podemos, entonces, ofrecerle una propuesta de valor única y generarle contenido a la medida, con mensajes relevantes, en un lenguaje que le es afín y por los canales idóneos.

Una vez esté listo tu avatar o tu buyer persona es hora de crear tu propuesta de valor para ese público y hacerlo a manera de afirmación: ¿qué vas a ofrecerle? ¿qué solución vas a darle?

Verónica Escobar
Guionista

Ude@ Educación Virtual